domingo, 10 de mayo de 2015

El hombre que tenía miedo a las llaves

Había una vez un hombre que tenía miedo a las llaves. Tal era su miedo que no podía abrir nunca las puertas. Mientras los demás avanzaban en sus vidas, él rondaba siempre los mismos caminos, aquellos en los que se sentía a salvo. 
 En otro lugar lejano, había un hombre que podía hacer cosas imposibles. Su habilidad era poco conocida ya que los que acudían a él debían guardar en secreto el origen de sus milagros. 
 Un día emprendió un viaje y, por casualidad, se cruzó con un triste hombre que tenía miedo a las llaves. Para el hombre que tenía miedo a las llaves, esa casualidad no existía: pensó que lo habían conducido a él su deseo y su urgencia. 
 Después de escuchar su historia, el hombre que podía hacer cosas imposibles le concedió el poder de superar su miedo a las llaves a cambio de un precio. Sin pensarlo, aceptó, anhelando una nueva vida de libertad. Entonces su miedo desapareció y el hombre que podía hacer cosas imposibles continuó su viaje.
 El hombre que ya no tenía miedo a las llaves se encontraba visitando un museo cuando vio reflejada su imagen en un gran espejo: entonces pudo ver que su cabeza se había convertido en una llave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario