martes, 14 de febrero de 2017

La naturaleza del amor

Quizás no se trate de decir un nombre, en la búsqueda del concepto que defina los sentimientos humanos que alberga el corazón, al igual que el caminante que se encuentra en la belleza de un paisaje invernal tratando de retener los copos de nieve en sus manos. Nada puede atrapar la esencia por mucho que el tiempo pase y se inventen palabras y formas con el fin de dominar desde su origen algo único en la naturaleza. 
 El humo de la taza de té recién preparado sumerge los recuerdos de la noche anterior en cada mañana: cómo la frágil piel helada consiguió abrirse entre los brazos del fuego. Dime cómo algo tan hermoso puede tener un nombre mientras seguimos trazando pinceladas únicas en el lienzo de nuestra vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario