lunes, 11 de junio de 2012

La promesa de la Luna

 Había una vez un mundo que se corrompió por el poder, el conformismo y el egoísmo. La gente dejó de soñar, creyendo lo que otros decían que era bueno, siéndoles fieles mientras la cara oculta los manipulaba como simples títeres. La gente dejó también de pensar, moviéndose siempre donde iban otros, que a su vez, seguían los ideales impuestos de la sociedad; ocultos bajo la belleza de un velo, lleno de promesas falsas.
   Selena despertó un tres de diciembre, lo justo, para huir de aquél mundo de las sombras. Corrió durante días liberando su alma reprimida, en busca de un nuevo hogar. Finalmente, encontró uno lleno de pureza que le atrajo a quedarse. Sin embargo, la Luna, en cuanto la vio descansar, le dijo que ya ella habitaba en él. Pidiéndole de rodillas no volver a su mundo y que la aceptara, hizo que dudase de su decisión.
   Está bien, si de verdad eres diferente del resto de los humanos, puedes quedarte a cambio de demostrar algo: un sacrificio de tu bondad. Entrega tu corazón y crearás grandes cosas reviviendo la magia muerta de la imaginación.
   Dispuesta a cumplir su palabra, sintió durante breves segundos un golpe en el pecho izquierdo, cuando se dio cuenta que tenía en la mano un pergamino enrollado con una pluma. Lo abrió soltando otro, y luego otro más, siendo así sucesivamente.   
   Esta es la decisión que elegiste. Tres fueron las perdiciones de las personas que nunca estarán en ti, pues no anhelarás poder alguno material o espiritual que te cieguen; vagarás durante el día en mi búsqueda cuando caiga la noche; y compartirás tu saber con los demás viviendo por ellos para salvar sus almas.
   Queriendo empezar, Selena, cogió la pluma y la depositó en el frágil pergamino que era su corazón. Dejó riendas sueltas a su imaginación y empezó a escribir cuando vio que la tinta que caía era roja, tan roja como la sangre. No quiso creerlo hasta que llevó treinta hojas y pudo confirmar que procedía de su propia sangre por el malestar. Sin embargo, no tenía ningún miedo para su sorpresa. Seguiría escribiendo cada noche, lanzando las hojas al cielo donde la Luna se encargaba de soplar su dirección. 
   En alguna ocasión, Selena, se preguntó si de verdad alguien los leería, después de dedicarle tanto esfuerzo y años de su vida, pero recordó que siempre era mejor intentar algo, luchar de verdad por un sueño, que no hacer nada siendo una sombra más. 

http://3.bp.blogspot.com/_xi9K5GYO_TU/TAx1eFNsUlI/AAAAAAAAADs/kx5mkwBUzgU/s1600/G%C3%B3tico+6.jpg

2 comentarios:

  1. Yeahhh!! como molaa!! y q chulas tambien las imágeneees las haces tú?? mola tambien mucho el blog, yo aun no tengo mucha idea de como va y es mucho mas cutre ahora que veo el tuyo jejeje. Voy a seguir echando un vistazo por aquíi a ver si encuentro algo inspirador :P :P

    ResponderEliminar
  2. Gracias! :) Las imágenes son de internet, intento utilizar pocas, la verdad, pero a veces me viene la inspiración al ver una e imagino una historia como ésta.
    Un blog se va aprendiendo poco a poco, ya te acostumbrarás y ampliarás más el tuyo. Sírvete de todo lo que te guste para leer, que sea recíproco :P

    ResponderEliminar